Sexualidad,Tora y Judaismo

sperm

Podes decir la palabra SEXO en voz alta? Por algún motivo mucha gente se siente incómoda cuando la dice o la escucha. Sin embargo para la Tora es una idea bien conocida! Lamentablemente, nosotros, no lo mencionamos lo suficiente.

 

En la Parasha Vayeshev leemos la historia de Yehuda y Tamar.

Yehuda el hijo de Yaakov se casó con la hija de Shua y ellos tuvieron 3 hijos: Er, Onan y Shelah.

Yehuda arreglo para que Er se casase con una muchacha llamada Tamar. La Tora nos cuenta que fue malvado y que por eso D’s lo mato. Entonces Yehuda le ordeno a Onan casarse con Tamar de acuerdo con la ley de “Yebum” que obliga al hermano a casarse con la viuda, sin hijos, del difunto hermano. Onan sabía que los niños que no serían considerados suyos, por lo cual “cuando estuvo con la mujer de su hermano derramo su esperma en el suelo” (Gen 38:9), a consecuencia D’s tomo su vida tambien. La historia continúa y finalmente Tamar queda embarazada de Yehuda, pero eso lo dejaremos para otra ocasión y esta vez nos concentraremos en la muerte de los dos hermanos y su interesante conexión con los conceptos de procreación y sexualidad.

Recapitulando….

Sobre Er la Tora dice que era malvado y por eso D’s lo mato. Sobre Onan la historia relata que tuvo relaciones sexuales con Tamar, pero que hizo un coitus interruptus evadiendo asi el cumplimiento del precepto del “Yibum” y fue dado a morir ‘también’.

Rashi sostiene que Onan murió porque derramo su esperma en el piso y agrega que la palabra ‘también’ señala que su hermano, Er, murió por la misma razón. Sin embargo esto no está dicho de manera explícito en la Tora.

Los comentaristas se dividen entre aquellos que piensan similar a Rashi y otros que piensan que el verdadero problema es el incumplimiento del precepto del “Yibum”. Aquellos que acuerdan con la primera idea sostendrán que la masturbación está prohibida en el Judaísmo. De hecho la palabra hebrea para masturbación es “onenut”, que viene del nombre de Onan.

Por muchísimos anos la mayoría de las prácticas religiosas trataron al sexo como una inmoralidad y definieron la sexualidad como algo fuera de los límites. Sin embargo no pareciera que a la Tora le preocupe el hecho de que los seres humanos expresen su sexualidad. El Judaísmo no separa entre cuerpo y alma, somos un entero! Y la idea del deseo sexual como un pecado desde nuestra perspectiva es error categórico. El Judaismo reconoce el placer, los instintos y todo aquello que es humano más allá del precepto religioso de la procreación. El libro de Génesis está lleno de historias sexuales, la ley judia incluso se refiere al control de la natalidad. Entonces….. Onan se murio por derramar esperma? Yo no estoy tan seguro! Quizas murio por el incumplimiento del precepto? Muy a menudo leemos en la Torah las historias de distintos personajes que tienen dificultades con sus responsabilidades y no son tan duramente castigados. Por qué habría de ser distinto este caso?

El Talmud dice (Baba Metzia 59a) “Todas las puertas se cerraran excepto las del fraude”

Yo creo que el verdadero punto central de nuestra historia es sexualidad y responsabilidad. No se trata de prohibir la masturbación ni de motivar la abstinencia.

Onan no discute con D’s, ni tampoco participa a Tamar en su preocupacion. La induce a pensar que cumplira el precepto, satisfice su deseo sexual, haciendo uso de los beneficios pero se desentiende de las responsabilidades. En otras palabras: Fraude!

El problema de base en esta historia no es la confianza entre  el Hombre y D’s (bein Adam l’elohaiv) sino entre hombres (bein Adam l’javero) en este caso hombre y mujer. El cumplimiento del contrato social.

A nuestra sociedad, lamentablemente, la falta de responsabilidad sexual le es muy familiar.  Desde comentarios inapropiados en las calles, pasando por el abuso de “confianza” bajo los efectos del alcohol y llegando a la violación….Frecuentemente escuchamos sobre adolescentes que suben a las redes sociales fotos o videos de interacciones sexuales sin el consentimiento de su parejas y estas situaciones traumáticas en algunos casos han guiado jovenes hasta el suicidio. Una sociedad que reconoce que la atracción sexual puede ser sana y por otro lado tiene tantas experiencias y el grave problema del abuso sexual debe verse  obligada a repensar su educación.

El Judaísmo moderno no rechaza la sexualidad. Sin embargo los educadores quienes promovemos y abogamos por la construcción de una sociedad mejor, Tikun Olam, todavía encontramos dificultades para convertir este asunto en parte de nuestra temática. Es asi que la falta de conversación sobre la sexualidad quizás les marca la pauta a nuestros jóvenes de que las interacciones sexuales están fuera de “la estructura”  y del comportamiento social. Educamos a nuestros chicos para ser B’nei Mitzva  (Bar- Bar mitzvah), para ser responsables miembros de nuestra sociedad, para ser justos, para conocer nuestro código ético. Sexualidad, no tendría que ser una de las cosas que nos ocupen en esta importante etapa? Educación sexual tiene que ser una parte integral cuando le ensenamos a nuestros hijos a comportarse y a comunicarse con el mundo.

El pecado de Onan no fue derramar esperma sino el fraude, la violación de la confianza. Esta, es una historia trágica, la tragedia de una mujer degradada, y de dos jóvenes mal educados, que pagaron con su vida.

En lugares de tan profunda ruptura nace la necesidad de reparar. En este caso hacer Tikun olam reparar al mundo será motivar y ensenar en nuestras comunidades como vivir con una sana y responsable sexualidad.

Shabbat Shalom

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s